Sobre las analogías entre el agua y los resultados: 

El agua consigue tantas cosas porque hay mucha y es el caudal y la insistencia los que logran abrirse camino y eliminar barreras. 

Si en vez de agua, los ríos fueran de arena, el resultado sería aún mayor. De hecho, se usa arena a presión para limpiar superficies que el agua no puede limpiar. 

Si fueran ríos de ácido, ya ni te cuento…. 

No es el agua, sino su caudal lo que obtiene resultados. 

Ser simplemente voluble como el agua puede conseguir que te quedes estanco y el agua que no se mueve, se pudre.

Dicen que una gota de agua puede romper una roca, pero para que eso suceda, hacen falta muchas gotas y no son la misma, si te consideras una gota debes caer, golpear, subir y volver a caer. Es la insistencia lo que consigue resultados. Si eres gota y quieres romper una roca, mejor te compras un martillo. 

 

Dicen que el agua supera todos los obstáculos, pero no es la gota quien supera el muro sino la unión de millones de ellas. 

 

Para conseguir lo que consigue un río, no necesitas ser agua, necesitas ser caudal

Lo importante para superar un obstáculo es querer hacerlo y más aún si consigues que ese querer venga acompañado de necesitar. Cuando necesitas algo y lo reconoces como necesidad puedes actuar desde la intención real de querer conseguir tu meta. Entonces sucede aquello tan buscado de alinear corazón y mente. Ya seas gota de agua, aire, martillo o picapedrero; si quieres, tienes la posibilidad de pensar cómo poder. 

Las personas tienen más capacidad que el agua porque tienen emoción que empuja, corazón que resiste y mente que planifica. Cuando todo esto esté alineado, serás torrente y no gota. 

Infórmate de cómo el Coaching Realista te ayuda en esta tarea:

 

 


Gracias por compartir en las redes sociales y por comentar. Me ayuda a dar más visibilidad a mi trabajo.

animateacomentar

[jetpack_subscription_form]
2016-10-24T21:11:22+00:00

Deja un comentario