Practica una conversación [2 minutos + tarea]

Ya has experimentado en ti el impacto de unas y otras preguntas. Ahora toca probar con otros. 

Te animo a que practiques con alguien una conversación centrada en soluciones y el futuro.

Puede ser con tu hijo/a o con cualquier persona. 

Busca a alguien de tu confianza que tenga un problema con las características que comentamos antes:

–      Lleva tiempo queriendo resolverlo, es un tema recurrente.

–      Está en su mano conseguirlo.

–      No lo hace, no tiene claro por qué.

 

Algunos ejemplos pueden ser:

–      Hacer deporte.

–      Recoger una habitación, trastero, armario.

–      Comenzar unos estudios (idiomas, por ejemplo)

 

La conversación debe centrarse en tu curiosidad sobre qué quiere conseguir, cuál es el resultado final.

 

–      Centrada en el futuro

–      Focalizada en la solución

–      Sin juzgar lo que oigas


Algunos ejemplos son:

 

–      ¿Qué es lo que quieres?

–      ¿Para qué lo quieres?

–      ¿Qué aportará a tu vida?

–      ¿Qué aportará a quienes te rodean?

–      ¿Cuál quieres que sea tu siguiente paso?

–      ¿Cómo vas a hacerlo?

–      ¿Cuándo vas a hacerlo?

 

Te sugiero que busques a alguien de tu confianza y le digas que quieres tener una conversación de práctica pero no le des pistas sobre el objetivo de la misma, luego apunta tus sensaciones. Si, además, puedes apuntar las de él/ella, mejor aún.

Esto es una primera prueba, por lo tanto te recomiendo que decidas conscientemente si quieres que sea tu hijo/a. Si hay confianza suficiente puede ser divertido y un aprendizaje mutuo, pero si no es el momento, podría ser una oportunidad desaprovechada.

Te servirá para descubrir tu punto de partida, las áreas de mejora y cómo se siente la otra persona con este tipo de conversación.