Las tradiciones [10 minutos]

Otro de los orígenes de las convicciones son las tradiciones o, dicho de otra forma, «lo normal», «como Dios manda» y el sentido común. A veces tienen un fundamento inicial legítimo, pero cuando se pierde esta referencia dejan de ser justificables.

A lo largo de la historia de la humanidad se han ido descubriendo cosas que han resultado más o menos útiles. Quiero pensar que estas tradiciones existen porque, en algún momento, fueron positivas, pero no tiene por qué seguir siendo así.
Un niño nace sin conocimiento del mundo y va aprendiendo poco a poco cómo funciona todo. Cuando las personas toman conciencia de su capacidad de juicio, se cuestionan algunas normas existentes. Si la educación (entendida en este caso como adiestramiento) ha funcionado bien, no se planteará algunas, pero vivimos en la sociedad de la información y es posible que ahora dudemos mucho más que antes sobre la validez de estas tradiciones.

Te animo a que reflexiones:
¿Qué convicciones rigen tu vida porque piensas que son «lo normal»?
¿Qué cosas haces porque sabes que es así como debe hacerse sin haber decidido tú que lo querías hacer así?

Las convicciones más limitantes están ocultas a nuestros ojos, igual que están ocultas a los ojos de los chavales. Una conversación desde la curiosidad ayudará a dejarlas salir y encontrar las que no estamos viendo y lo están limitando.

Recuerda, las convicciones inculcadas (tradiciones) son necesarias para poder mantener el equilibrio en la vida. Para saber cómo actuar según «lo que debe ser» sin estar siempre decidiendo qué es o no es adecuado. 

Algunas tradiciones pasadas y presentes son:

  • La mujer debe cuidar al marido (España años 50)
  • Los hombres no deben tener el pelo largo (España, llegada de los Beattles) 
  • Los pantalones deben tapar la ropa interior (Padres españoles, ahora)
  • La letra con sangre entra (Padres españoles hasta los 60)
  • A los niños no se les debe pegar (Legislación actualidad)

Y tantas otras que cada uno adopta y acepta como buenas según su educación:

  • Sin estudios no tienes futuro.
  • Sin actitud no tienes futuro.
  • La escuela mata la creatividad.
  • La inteligencia se puede medir.
  • Hay muchas inteligencias imposibles de valorar.
  • Tienes que ser valioso para la sociedad.
  • Adaptarse es importante.
  • Ser tú mismo es importante.

Y otras menos importantes, pero que también están ahí:

  • A las lentejas se les echa un poco de arroz, de toda la vida. 
  • Las lentejas nunca han llevado arroz.
  • Si al niño le duelen las muelas, ponle coñac en el chupete.

Y tú. ¿Qué tradiciones estás considerando como realidades indiscutibles? y de esas ¿Cuáles intentas inculcar en tu hijo como realidades indiscutibles?

Tu hijo tal vez se resista porque para él no es tan evidente (aún). 

No dicho que no trates de que las cumpla, sólo te pido que tomes conciencia de que son más opiniones que hechos y que será más fácil aceptarlas como normas que como realidades.