El coaching cuántico es una corriente que defiende la idea de que los descubrimientos de la física cuántica demuestran que cada persona puede construir su realidad a voluntad.

Yo creo que no es cierto y aquí expongo mis razones.

La física cuántica

Existe un experimento que es considerado por muchos como sorprendente y que, a día de hoy, creo que no existe una postura única sobre qué implicaciones tiene para las personas.

Me atrevo a simplificar el experimento animándote a imaginar una escopeta sobre un soporte disparando balas de forma automática. Es un dispositivo que dispara por sí solo a una pared y que no requiere intervención humana para funcionar.  Supón que una persona se sitúa a unos metros observando lo que sucede, y resulta que cuando cierra los ojos las balas van a un sitio y cuando abre los ojos, las balas van a otro.  Es decir, dependiendo de si lo observa o no, las balas se comportan de una forma o de otra.

Puedes ver una explicación más completa en este vídeo:

 

De la física al coaching.

Según esto, resulta que la realidad cambia dependiendo de si hay o no un observador y, basándose en esa idea, algunas personas han postulado que el observador influye en lo que sucede y, por lo tanto, el observador puede crear su realidad.

Es decir:

  1. Los electrones se comportan de forma diferente si son observados, por lo tanto
  2. el observador influye en la realidad, lo que significa que
  3. las personas pueden crear su realidad.

El coaching cuántico se apoya en este experimento para afirmar que el observador puede decidir qué sucede y eso es un error. La física cuántica demuestra que el observador influye, pero no controla. Si extrapolamos esto siguiendo el propio modelo deductivo del coaching cuántico: las personas podrían alterar su realidad, pero no hacer lo que deseen con ella. Y esto creo que ya lo sabíamos.

Desmantelando el coaching cuántico

Yo estoy de acuerdo en que una persona puede crear su realidad, pero porque está capacitado para interpretarla y actuar desde distintos puntos de vista, no porque tenga la capacidad de alterar el comportamiento de la materia.

Creo que focalizarse en el objetivo bien definido y de forma clara ayuda a que la persona lo consiga y que interpretar lo útil de cada situación es la mejor manera de sacarle provecho y avanzar. Estas ideas son elementos clave de mi trabajo, pero lo que no comparto es que todo esto esté demostrado desde la física cuántica.

Sólo veo dos motivos para unir en un discurso la física cuántica con la capacidad de ser feliz: ignorancia o fraude.

Supongo que hay personas que realmente creen estas cosas, pero también me temo que hay mucho supuesto gurú que quiere sacar provecho de crédulos inocentes.

He encontrado dos artículos que aseguran que la física cuántica demuestra que tus pensamientos deciden cómo es tu realidad. Aunque con esto último podría llegar a estar de acuerdo (con matices), me parece que los textos son una recopilación de sinsentidos. Los artículos no hacen referencia al coaching, pero defienden las mismas ideas y me sirven para analizar el proceso deductivo.

Los artículos son estos:

Oficialmente la ciencia admite que nuestros pensamientos crean nuestra realidad…!

y

http://www.teinteresa.es/familia/repercusion-fisica-cuantica-vidas_0_932306962.html

En el primero se alude al segundo como fuente, yo hablare de ambos.

El primero comienza con una frase llamativa

Oficialmente la ciencia admite que nuestros pensamientos crean nuestra realidad.”

No creo que “la ciencia” exista como entidad o como estamento que emita una opinión oficial. Hay multitud de teorías científicas que están aceptadas por unos profesionales y rechazadas por otros. Si buscas información seria sobre los experimentos cuánticos, encontrarás más interrogantes que respuestas. No creo que “la ciencia” haya admitido que los pensamientos crean la realidad.

En estos artículos podemos leer que

las partículas subatómicas unas a veces se comportaban como energía (onda) y otras como partículas (materia), algo que no se puede predecir: depende del observador.

Como hemos visto antes, el comportamiento de las partículas varía dependiendo de si hay o no un observador. El autor lo explica utilizando la expresión “depende del observador”, y esto es algo que se puede interpretar erróneamente. Porque el observador del experimento, ni es una persona ni tiene capacidad de decisión. Por lo tanto, el observador no decide nada.

Lo que el autor está haciendo es un viejo truco de charlatán: expone un hecho usando una frase que es casi cierta y luego reinterpreta esa frase para que signifique algo distinto y más próximo a lo que quiere defender. Que el resultado dependa

[de la existencia] de observador no significa que el resultado sea controlado por el observador.

La energía como engaño lingüístico

El artículo juega con dos acepciones diferentes de la palabra energía.

Hay energía mecánica, calórica, cinética, potencial, etc… y todo se miden en julios, newtons por metro, calorías, etc.. y eso no tiene nada que ver con la actitud de una persona ante la vida o el tipo de pensamientos que tiene. El artículo mezcla distintas acepciones del concepto energía para que parezca que los textos científicos y los de coaching cuántico están diciendo lo mismo.

Una persona puede estar poniendo diferente energía en su vida o en sus acciones. También puede transmitir diferente energía positiva o negativa, puede ser más optimista o pesimista. Puede tener más o menos energía cuando está más o menos cansado. Todo esto no es la energía de la que se habla en la física, sólo es una palabra con distintas acepciones. 

La ley de la atracción

Partiendo de esta supuesta realidad demostrada, el siguiente paso es convencernos de que nuestra mente puede atraer aquello en lo que piensa. Según el autor, queda explicado así:

“Todo este fascinante mundo cuántico abre una enorme y misteriosa puerta al mundo espiritual. Somos como grandes antenas electromagnéticas. Dependiendo de nuestra energía vamos a atraer a unas posibilidades o a otras, de las infinitas que nos ofrece el universo.”

No sé en qué momento ha quedado demostradas estas afirmaciones:

  1. Somos antenas
  2. Nuestra energía atrae posibilidades
  3. Hay posibilidades infinitas esperando ser atraídas.

Me cuesta rebatir cómo el autor conecta una cosa con la otra porque simplemente no lo hace, sólo decide que es así. De repente, somos antenas y atraemos posibilidades. ¿Qué relación tiene esto con que un elemento de medición altere el comportamiento de los electrones?

Dejando de lado el uso ambiguo del concepto energía , creo que el autor viene a decir que todas las posibilidades están disponibles y nuestra “energía” decide cuál se hace realidad.

Si realmente esto fuera así, tal vez los experimentos citados en el artículo podrían haber demostrado comportamientos infinitos y eso no sucedió. Sólo se sabe que parece que a veces se comportan como ondas y a veces como materia, de ahí a pensar que hay infinitas realidades cotidianas esperando a nuestro pensamiento, creo que hay un salto más que cuántico.

Aún aceptando que el observador puede influir en el resultado ¿Cómo demuestra esto que nuestra energía atrae una de las infinitas posibilidades que el universo nos ofrece? ¿O que somos antenas? ¿O que existe un universo que escucha y devuelve?

El universo como ente que provee

Continua el artículo con una pregunta

¿qué señal estás tu transmitiendo al universo?

dando por sentado que el universo es un ente que está atento a recibir nuestras señales para respondernos en consecuencia. ¿En qué momento los científicos han dicho eso? Sólo han dicho que hay dos comportamientos y que la única diferencia conocida estaba en si la prueba era observada o no.

Esta forma de mezclar palabras coherentes con conclusiones no demostradas es habitual en estafadores y charlatanes, aunque igual es todo un malentendido y soy yo que no me entero. ¿Será eso?

Atentos al párrafo completo, que no tiene desperdicio:

Y la pregunta es: ¿qué señal estás tu transmitiendo al universo? Porque puede depender de ella lo que recibas. Siendo conscientes de esto tenemos la capacidad de cambiar nuestra energía,  para ello primero tenemos que cambiar el pensamiento, salir de nuestra rutina, de nuestro tiempo y de nuestro cuerpo. Imaginar situaciones deseadas es una forma muy sencilla de hacerlo ya que al imaginar nuevas situaciones, como el cerebro no tiene ojos, no sabe si lo que pensamos, soñamos o imaginamos, está pasando de verdad o no.

Sólo en este párrafo, se está dando por cierto todo esto:

1) Emites señales al universo

2) El universo es un “algo” que recibe esas señales y responde.

3) Ser consciente de esto implica que tenemos la capacidad de cambiar nuestra energía.

La frase afirma que si eres consciente de que emites señales al universo y que éste responde, implica que tienes la capacidad de cambiar tu energía. Es como decir que si eres consciente de que tu linterna emite luz y un espejo la refleja, tienes capacidad para cambiar la potencia de las pilas. ¿Que relación tiene lo uno con lo otro?

De nuevo expone hechos (supuestamente) contrastados y llega a conclusiones inventadas. Si el que escucha no está atento, puede no darse cuenta. Pero esto tiene, además, el agravante de que las premisas iniciales ni siquiera están sustentadas en el resto del artículo. Es decir, usa dos hipótesis dadas por ciertas para llegar a una conclusión no relacionada con esas hipótesis.

4) Para cambiar nuestra energía primero hay que cambiar los pensamientos

Utiliza la palabra “energía”, la liga con el pensamiento y ya está. De repente el pensamiento genera algo que se mide en julios, se manda al universo y éste responde. Y todo esto antes de desayunar.

5) Para cambiar los pensamientos tenemos que salir de nuestra rutina

6) Para cambiar los pensamientos tenemos que salir de nuestro tiempo

7) Para cambiar los pensamientos tenemos que salir de nuestro cuerpo.

¿Estás de acuerdo con estas 7 afirmaciones? Yo rotundamente no.

Si alguien está de acuerdo con todo lo que dicen los artículos originales hasta aquí, entonces es posible que también crea lo que viene justo a continuación: 

De esa forma nos adelantamos a lo que queremos,  las funciones celulares de la felicidad se ponen en marcha: serotonina, endorfinas, dopamina…  Y co-creamos con el universo. “

¿Cómo ha saltado a la serotonina y la co-creación con el universo?

Del experimento al experimiento

Según los artículos, estas afirmaciones se deducen unas de otras:

  1. Los electrones se comportan de forma distinta dependiendo de si hay o no hay observador, por lo tanto
  2. esto demuestra que las opciones son infinitas y el observador determinar qué sucede, por lo tanto,
  3. el universo reacciona a nuestra energía, por lo tanto,
  4. nuestro pensamiento es energía que se lanza al universo y este nos responde, por lo tanto,
  5. podemos cambiar el pensamiento y, por lo tanto, nuestra energía y la respuesta del universo. Esto significa que
  6. si pensamos claramente en lo qué queremos, podemos relajarnos y esperar, confiar en la vida y disfrutar porque el universo nos lo dará.  Además,
  7. compartir con las personas nos va a hacer felices y
  8. somos seres espirituales.

Termina el artículo enlazando lo demostrado con lo inventado, pretendiendo que lo uno parezca consecuencia de lo otro:

… el testigo cambia el resultado del experimento, literalmente esto ha sido demostrado científicamente cuando se experimente en el ámbito de física de las partículas o física cuántica. Es decir, el pensamiento influye contundentemente en la realidad.

¿Cómo llega a la conclusión de que el pensamiento influye en todo esto? ¡Qué alguien me ilumine porque no lo veo!

El coaching cuántico profesional

Hablando del coaching cuántico, en este vídeo María Lobo nos explica que está inspirado en principios de la física cuántica. A continuación transcribo parte de la conversación que tiene lugar durante los primeros tres minutos:

 

María: Más concretamente en el principio más básico y es que todo es energía. […] la ciencia ya lo ha demostrado […] estamos rodeados de campos […] nuestras acciones están interaccionando con esos campos […]

Alberto: Este programa es muy concreto, Se trata de ayudar a las personas a buscar un trabajo […] ¿Cómo puede una persona que está buscando empleo, beneficiarse de esta técnica?

María: Pues muchísimo porque en coaching, cuando hablamos de energía, el resultado, y tú lo sabes muy bien, el resultado de esa entrevista va a depender mucho de, tú lo llamas actitud, pero en realidad podríamos llamarlo también de la energía que lleves. Si tienes una energía de inseguridad, de falta de valoración […] esa energía la va a recibir la persona que te está haciendo la entrevista ….

¿La actitud de una persona está relacionada con la energía de la teoría de la relatividad a la que hace referencia al principio de la entrevista? Como decía anteriormente, los múltiples significados de la palabra energía facilitan este paso entre la física y el coaching.

En este caso, la secuencia de deducciones sería:

  1. Según la teoría de la relatividad, la energía y la materia son lo mismo.
  2. Se puede decir que la actitud de una persona en una entrevista es la energía que lleva. 
  3. La actitud de la persona en la entrevista está sujeta a las leyes de la física cuántica.

 

Sólo falta decir que, por lo tanto, la actitud también es materia. 

¿Hace falta recurrir al mundo subatómico para decirle a alguien que si entra con un enfoque derrotista en una entrevista de trabajo es posible que el entrevistador lo vea como alguien poco motivado?

He estado mirando el trabajo de algunos coaches cuánticos y lo respeto como producto final, pero la única relación que le veo con la física cuántica es el uso de términos que comparten palabras, pero no significado.. 

La relatividad no es cuántica

Hay varios profesionales que explican el coaching cuántico introduciendo el concepto de la relatividad de Einstein, según el cual, la energía y la masa están relacionadas por una proporción constante (el cuadrado de la velocidad de la luz) y que se puede convertir masa en energía y viceversa.  Es decir, que la masa y la energía son dos manifestaciones de lo mismo.

Los seguidores de este modelo de pensamiento defienden que nosotros somos energía y todo es energía. Por lo tanto, todos formamos parte de un mismo “algo” sobre el que tenemos capacidad de influencia. 

Sea o no correcta esta afirmación y tenga o no tenga utilidad, creo que hay de nuevo una pequeña distorsión de conceptos porque la ley de la relatividad y la física cuántica son dos cosas distintas

Comenzar explicando el coaching cuántico utilizando la fórmula de Einstein (que siempre rechazó la mecánica cuántica) es otra prueba de que esta corriente aprovecha palabras sin conocer los conceptos que hay detrás de ellas.  

Yo no soy físico ni tengo estudios sobre todos estos conceptos pero, quien busque documentación seria encontrará con facilidad que hay muchos artículos que hablan sobre las diferencias, incompatibilidades y puntos en común entre la relatividad y la física cuántica. Por ejemplo, la ecuación de Dirac que describe el comportamiento cuántico de sistemas que se mueven de forma relativista. (Fuente: http://cuentos-cuanticos.com/2013/07/08/ecuacion-de-dirac-primera-parte/)

Relatividad y física cuántica no son lo mismo, así que cuando un profesional pone a su trabajo el apellido “cuántico” utilizando la fórmula de la relatividad, tengo serias dudas sobre si sabe lo que está diciendo.

Conclusión

Si quieres creer que el comportamiento cuántico dependiente del observador demuestra que pensar en positivo hace que el universo te ayude, te encantará el coaching cuántico.

Personalmente, creo que el pensamiento positivo puede ser bueno, pero no lo asocio con la física cuántica.

Yo defiendo la idea del pensamiento útil y esto no tiene nada que ver con la materia subatómica, sólo es una cuestión de lo que funciona y no funciona para ti. Los enfoques que te sirven y los que no.

No necesito ver al universo como un ente salvador para creer que saber qué quiero me resulta útil para vivir más feliz.

Si quieres saber qué es el pensamiento útil, puedes descargarte un dossier pulsando AQUÍ.

También puedes consultar estos otros artículos:

 


Últimos artículos:

 

[chimpy_lite_form]

 

Gracias por compartir en las redes sociales y por comentar. Me ayuda a dar más visibilidad a mi trabajo.

animateacomentar

2017-02-06T12:08:56+00:00

2 Comentarios

  1. nikey_es (@nikey_es) 07/12/2016 en 14:50- Responder

    Osea que alguien ha juntado la palabra coaching con la palabra cuántico y te cobran por decirte: “Prueba esto, puede funcionar o puede no funcionar…..”, Mooolaaa, coaching Schödinger…… Ahora entiendo porque no me hago rico… No tengo visión de negocio. XD

  2. rabindanart. 28/08/2017 en 16:04- Responder

    Pues yo creo que la energia si se crea y si se destruye y eso sucede constan-
    temente en todo el mundo y en el unverso material entero, quien puede no de-
    cirme si no demostrarme lo contario., no con palabras, si noo con hechos en la
    boratorio, yo reto a quien sea.

Deja un comentario