Negar las emociones …

 

Negar las emociones es como negar el atasco en la ciudad, el agua en el río o el barranco en la montaña. Impide asumir que llegarás tarde, aprovechar la corriente o buscar un puente y por lo tanto provoca estancamiento, imposibilidad de avanzar y pérdida de oportunidades.

Negar que tu compañero de trabajo está triste no hará que se comporte como si no lo estuviera.

Considerar que es una estupidez agobiarse por un informe no te permitirá hacerlo mejor.

Aceptar que las emociones existen no significa estar de acuerdo con ellas o permitir que te dominen.

Reconocer la preocupación en tu jefe puede ayudarte a comprenderlo y eso no significará estar necesariamente de acuerdo con él.

 

 ¿Cómo te manejas con las emociones? . Deja tu punto de vista 

2013-12-30T10:26:57+00:00

11 Comentarios

  1. Lorena 04/01/2013 en 13:52- Responder

    Curiosamente el mejor consejo que me han dado sobre cómo tratar con las emociones negativas me lo dio un cura católico (al parecer es lo que usan ellos con los pensamientos lascivos): hay que tratarlas como las olas del mar, si tú intentas construir una barrera la ola choca contra ella, pero si dejas que las olas venga libremente y no opones resitencia, ellas solas se vuelven a ir. A mí me funciona muy bien, la verdad.

    • Carlos 04/01/2013 en 14:11- Responder

      Aceptar las cosas que son, aunque no nos gusten, parece un primer paso lógico para manejarlas. Jugar a “esto no está pasando” no creo que ayude mucho.

    • Erin Shee 04/01/2013 en 16:29- Responder

      Pero es que NO todas las emociones son negativas….. y la lascivia es mala pra los católicos, que tienen tan reprimida su sexualidad y sus cuerpos. Per me parece un gran consejo el tuyo sobre las olas del mar….

  2. jose ramon fernandez plazaola 04/01/2013 en 14:15- Responder

    Soy emocionalmente bastante sensible y todo me afecta y me hace tener una gran pelea interior, para hacer una cosa u otra

  3. Buenos días Carlos, las emociones son una percepción de la realidad o de una realidad y al igual que la ansiedad es un mecanismo de defensa de los seres. Es curioso que los animales tambien tienen este instinto emocional, en casa de mi madre tenemos dos perritos, uno de ellos cuando me vé se emociona y mueve la colita y me lame, el otro me ladra hasta rrabiar y se esconde de mi siente miedo y se defiende ladrando, pero si yo trato de acayarlo el bueno se hermana con el y los dos se ponen contra mi, es muy curioso hasta de los animales aprendemos y ha veces se nos parecen, son iguales que mi hermano y yo.Feliz día campeon.

  4. Tamara Garcia (Erin Shee) 04/01/2013 en 16:20- Responder

    Ahora mismo mis emociones se me atascan,….. estoy obsesionada con un hombre y luchando por sacarme am i misma de esa debilidad. Y lo voy a lograr… Gracias por tus palabras.

  5. José Ramón Fenandez, Necesitas pararte a pensar, ¿ que me debe afectar y que no tiene por que afectarme? Necesitas defensas cognitivas.

  6. Raquel 05/01/2013 en 00:38- Responder

    Pues para ser sincera… mal, me manejo mal con aquellas que creo que no es lógico sentir, con aquellas que no quiero sentir, aquellas que soy capaz de racionalizar con la cabeza, escucharlas, aceptarlas, verlas, pero… siguen ahí, el racionalizarlas no impide que sigan ahí, que sigan doliendo o angustiando o agarradas a mi pecho o a mi estómago sin que la cabeza pueda impedir las sensaciones que provocan por mucho que mi raciocinio intente colocarlas y gestionarlas.

    • Carlos 05/01/2013 en 00:59- Responder

      Raquel, racionalizar no parece lo mismo que aceptar.

      • Raquel 05/01/2013 en 02:24- Responder

        Carlos, también escribí, “escucharlas, aceptarlas, verlas, colocarlas, gestionarlas”, quizás esté intentando hacer todo eso con la razón, y ese no sea el camino…

  7. Anónimo 07/01/2013 en 01:00- Responder

    El simple hecho de sentir una emoción ya es maravilloso, soy humana y no soy perfecta, y sobre todo estoy viva y vivo, acepto mis emociones, las menos buenas ( no me gusta hablar de malas ), también son parte de mi, soy un todo y no me niego experimentar ninguna, es la única manera de seguir conociéndome y saber más de mis sensaciones, tener el poder del conocimiento, da la seguridad para equilibrarlas, dejar que se desborden en lo que crea que es conveniente hacerlo, aquellas que aportan beneficio positivo, de las demás, intentar que su onda expansiva no destruya, primero a mi y después a quien quiero o me rodean.

Deja un comentario