Quiero hablar de los eventos de coaching en los que el ponente anima a la gente a saltar, gritar, cantar y participar de una energía común que motiva y predispone  a la acción.

Creo que sumergirse en este tipo de eventos generan una gran energía y fuerza. Tanta, que pierdes el control de lo que quieres aceptar y dejas de ser dueño de lo que asimilas.

Entiendo que dejarse llevar por la música, los saltos y la motivación del ponente debe ser reconfortante pero, al mismo tiempo, te deja en una situación de vulnerabilidad sobre el mensaje que recibes.

Creo que ultra-motivación y reducción de criterio van de la mano.

SuCoaching-Motivacional-2pongo que será como un buen concierto de rock, con la diferencia de que en el concierto, el mismo evento es el fin, nadie aprovecha para adoctrinarte. Vas, saltas, gritas, cantas, te desahogas y regresas a casa como nuevo. Entre medias, nadie te ha hecho repetir que puedes con todo, que lo sueños están a tu alcance o que la deidad de turno es lo más importante.

En esos momentos de alegría descontrolada, sería más fácil para muchos tomar decisiones llevados por la euforia. Es como volver a apostar cuando acabas de ganar, decir “si quiero” tras una emotiva petición o firmar una compra cuando te acaban de contar las bondades del producto y estás en la emoción en vez de en la razón. Esto lo saben los que venden, es la compra en caliente, y por eso las grandes tiendas te dicen “cómpralo y lo podrás devolver… pero cómpralo… ahora.. que te gusta… que lo has visto… que ha despertado en ti una emoción… ”

Personalmente, me dejo llevar en un concierto o un obra de teatro cómica donde me piden que me levante y grite. Entiendo que la diversión y desahogo son el objetivo, pero en evento de ¿coaching?, la liberación de energía es un método para que la consciencia baje la guardia y eso, como tantas otras cosas, puede ser usado para el bien y para el mal.

La misma expresión “dejarse llevar” lo dice todo. Cedes tu capacidad de decisión para que sea otro quien te lleve a donde él quiera.

Hace poco estuve en una conferencia de dos señores muy serios que terminaron pidiendo que el público se levantara y cantara una canción muy animada. Yo me negué. Había habido momentos en los que casi me duermo en la conferencia y de haber accedido, habría salido (como el resto del ganado) sonriendo y con un grato recuerdo de la conferencia, cuando lo realmente agradable había sido la canción y ese no era el motivo por el que yo fui allí.

Este truco es bien conocido por muchos. Los políticos suben el tono para que el público aplauda, películas como “Una jaula de grillos” terminan con un gran espectáculo para que la gente salga con un grato recuerdo y los cómicos se guardan lo mejor para el final.Coaching-Motivacional-3

Las emociones se recuerdan y no necesitan hechos. Las personas actúan desde la emoción y si estás contento será más fácil decir “sí” o atreverte.

Cada vez que alguien me pide que salte y grite, tomo conciencia de lo que eso significa para mi capacidad de elección sobre lo que aprendo y suelo negarme.

Me gusta saltar y gritar, dejarme llevar… cuando yo lo decido.

Mis talleres, cursos y conferencias son amenos, pero no trato a las personas como seres que necesitan “ser llevados” eso es totalmente contrario al Coaching Realista que confía en los individuos como personas responsables de sus vidas. Mi forma de trabajar es promover la toma de conciencia, la motivación está ligada con los valores y la acción viene de la mano de la responsabilidad. Puede ser más aburrido, pero es más realista y, sobre todo, duradero en el tiempo.

 

 

Gracias por compartir en las redes sociales y por comentar. Me ayuda a dar más visibilidad a mi trabajo.

animateacomentar

[jetpack_subscription_form]
2016-10-24T21:11:24+00:00

Deja un comentario