Adaptación rápida para ejecutivos 2016-10-24T21:11:07+00:00

La adaptación como clave del éxito

El ejecutivo es un profesional válido en un puesto correcto que necesita engranar su persona, sus recursos y las necesidades de su nueva responsabilidad.

Las organizaciones que viven el cambio como parte de su cultura o como necesidad en un mundo competitivo y en evolución permanente, se enfrentan al reto de conseguir que sus ejecutivos sean flexibles y se adapten a las nuevas situaciones de la forma más eficaz y eficiente posible sin dejar de atender a las necesidades del día a día. El éxito está reservado para quienes son capaces de adaptarse mejor a las situaciones cambiantes. Promociones, cambios departamentales, evolución de la cultura de empresa y nuevas contrataciones son contextos en los que la persona debe dar lo mejor de sí para interpretar su entorno y utilizar sus mejores recursos para conseguir los mejores resultados. Las organizaciones se esfuerzan en conseguir y formar a los mejores profesionales.
Los contratan y les asignan un puesto en base a sus cualidades, pero no siempre desarrollan todo su potencial porque emplean mucha energía en reaccionar ante los nuevos eventos del nuevo entorno. El tiempo de acomodo al nuevo contexto es crítico para que la inversión del cambio sea aceptable. No son pocos los casos en los que una adaptación mal gestionado provoca pérdidas en la productividad individual y por efecto dominó, en el resto del área, el proyecto o la organización. Este impacto se reduce si la persona en proceso de adaptación cuenta con un acompañante externo que lo ayude a concretar las acciones adecuadas, identificadas desde la motivación interna, orientadas a atender las auténticas necesidades del nuevo puesto y que más rápidamente le permitan responder a las necesidades de la organización.
Una incorporación o un cambio de responsabilidad son similares a una persona dentro de un bosque desconocido. Toda la información está ahí. Sólo necesita aprender a mirar desde distintos puntos de vista para moverse con comodidad y descubrir el nuevo hábitat.  


Carlos Melero ha sido manager de una de las mayores empresas de consultoría del mundo. Ha vivido el impacto de los cambios organizacionales y el desconcierto ligado a las promociones y cambios de responsabilidad. Como coach ayuda a otros ejecutivos a encontrar por sí mismos la forma de adaptarse a los cambios laborales, observando y reinterpretando su nuevo contexto.


 

El coste personal de la transición

El objetivo del coaching adaptativo es reducir el riesgo de fracaso y acortar el tiempo de adaptación al nuevo puesto.

Durante el proceso de adaptación, el ejecutivo siente la presión de ofrecer valor rápidamente. De una forma más o menos acertada, siente que necesita comprender con premura el nuevo contexto, las nuevas relaciones, productos, tecnología, cultura, estructura, exigencias, responsabilidades… Con frecuencia, existe una presión importante por parte de la empresa y del círculo de relación para que comience a ofrecer valor lo antes posible. Su jefe, sus compañeros y colaboradores verán en mayor o menor medida afectado su trabajo por la curva de aprendizaje del ejecutivo. Y este lo sabe.
En esa situación, sus esfuerzos bajo presión por conseguirlo todo al mismo tiempo pueden provocar que los resultados no guarden una relación directa con la energía empleada. La persona necesita aclarar sus propias motivaciones y sentar sus prioridades. Necesita mirar desde fuera del bosque y organizar su experiencia para maximizar el aprendizaje. Puede contar con mentores, compañeros y documentación que le ofrecen toda la información necesaria. Lo que suele faltar es un proceso de reflexión que le permita priorizar adecuadamente, analizar lo que realmente está sucediendo y decidir desde la perspectiva correcta. El proceso de coaching da soporte a la persona para que el profesional ofrezca su mejor versión.
  Mentores, compañeros, jefes y colaboradores tienen una capacidad limitada de soporte porque son parte de ese bosque. Habrá mensajes, elementos de la cultura y expectativas que estarán implícitos en la comunicación y que el ejecutivo en proceso de adaptación puede no ver. La relación de coaching mantendrá el foco en la adaptación al cambio y en los resultados tangibles.

  • Acordar con su jefe y colaboradores los compromisos explícitos reales.
  • Evitar peligrosos malentendidos.
  • Identificar las competencias más críticas para su nuevo puesto.
  • Seleccionar las acciones que le permitan reducir la curva de aprendizaje.
  • Desarrollar las relaciones de colaboración necesarias.
  • Entender el contexto y cultura organizacionales.
  • Obtener resultados rápidos que ofrezcan credibilidad.

  El coach es una linterna en el nuevo bosque. Sirve para mirar sin saber lo que se van a encontrar. Es un experto en acompañar al ejecutivo por el nuevo entorno. Le aporta curiosidad y cuestiona lo que parece evidente. El proceso dura tres meses, se articula por medio de sesiones planificadas de 90 minutos cada 15 días y comienza con una alineación de objetivos entre las personas involucradas en el proceso.

Las claves diferenciadoras del modelo

El Coaching Realista Centrado en la Persona considera que no se puede separar a la persona del profesional. Todas las metas del ejecutivo tienen sentido cuando están en línea con las motivaciones propias que le son comunes en varios ámbitos de su vida. De esta forma, las capacidades de delegar, liderar y comunicar se emplean en la oficina, pero se desarrollan desde el interés individual. Las tareas en el mundo laboral son un éxito cuando coinciden con lo que la persona quiere, y se hacen como la persona sabe y le gusta.
Este modelo de coaching propone trabajar con la persona para potenciar al profesional y en el caso del coaching adaptativo, hace especial hincapié en las tareas y las relaciones. Otra de las claves de éxito en el caso de un cambio de contexto está en las relaciones laborales. El coach ayuda al ejecutivo a averiguar qué sucede en su entorno. La persona aprende a mirar a sus compañeros, superiores y colaboradores de otra forma. Encuentra conversaciones pendientes, peticiones no expresadas, expectativas insatisfechas desde, hacia y entre las personas que lo rodean en el trabajo.

Para más información sobre este tipo de procesos, contacta con Carlos Melero en el 630250608 o por email: contacto@coachingrealista.com