El coaching para el equipo directivo es un proceso de acompañamiento en el que un profesional comparte el compromiso con el equipo de alcanzar una meta participando en las reuniones de dirección como experto en el modelo de interacción. 

El coach pone toda su experiencia a disposición del equipo y lo ayuda para concretar y aplicar sus propios objetivos y normas de funcionamiento.

El coach es un observador que no participa de la toma de decisiones. Su misión es mostrar al equipo lo que está viendo, considerando elementos de comunicación, eficacia, eficiencia, relaciones, operatividad, etc. Es el equipo quien decide qué valor da a la información del coach.

El coaching de equipos directivos se diferencia del coaching personal en que el coach acompaña al equipo como un sistema y no necesariamente a las personas que lo componen. Es decir, las intervenciones estarán, sobre todo, centradas en el equipo para que él, como una unidad, decida.

Se diferencia del coaching de equipos de trabajo en que no existen sesiones de coaching sino que apoya durante las reuniones promoviendo la definición y aplicación de las normas y metas creados por el propio equipo. Cada reunión tendrá una apertura y un cierre dirigidos por el coach. 

 

Un equipo acompañado por coach

Tiene claro su objetivo.

Tiene unas reglas de funcionamiento propias.

Sabe cómo ponerse de acuerdo cuando no están de acuerdo.

Tienen una voz única ante el resto de la empresa. Unifican criterios. 

Una reunión con el coach se distingue porque

El coach permanece fuera y sólo interviene para exponer lo que observa sobre la comunicación, el cumplimiento de las normas diseñadas por el equipo y la orientación hacia el objetivo.

Al finalizar la reunión habrá un espacio moderado por el coach, para conversar sobre cómo se ha comunicado el equipo.

Pautas de actuación del coach

Las intervenciones del coach tendrán siempre presente que su presencia es temporal por lo que su participación será puntual y ajena a la dinámica vertebral del equipo. Es decir: no será parte del equipo.

El coach ayuda al equipo a recordar sus normas y su objetivo.

El coach está comprometido con el compromiso del equipo.

El coach no decide por el equipo, no resuelve conflictos ni es el mediador.

Puntualmente, el coach puede realizar labores de asesoramiento si el equipo y el propio coach lo consideran apropiado para dinamizar las reuniones, ayudar a la aplicación de nuevos roles, etc.

 

Infórmate: